9
Las escribían donde podían, en las chabolas, entre los combates: en el empapelado, cuadernos de alumnos, libros de oficina…

Las revistas manuscritas de los guerrilleros se guardaban con los documentos importantes y se llenaban con hechos igual que con los relatos sobre la vida cotidiana, combates, héroes. Las revistas improvisadas se reanimaban con dibujos y humor invariable. Transmitiendo uno a otro, las leían para animarse con la esperanza de vencer pronto.

PÁGINA
En 1941 la unidad militar donde Evgueni Filípskij sirvió como instructor de propaganda fue cercada. Formó un destacamento de los pocos soldados del Ejército Rojo que no habían tenido éxito intentando cruzar la línea del frente. Nadie pudo imaginar que estos cinco bolcheviques valientes, cinco soldados fieles a su Patria soviética serían el núcleo de la futura brigada guerrillera que más tarde se convertiría en una poderosa unidad de combate...
FILÍPSKIJ, COMANDANTE LEYENDA
Y SUS SOLDADOS
En noviembre de 1943 el jefe del Estado Mayor Central del movimiento guerrillero, teniente general Panteleimón Ponomarenko, recibió la edición "2 años de la lucha" dedicada al segundo aniversario de la brigada guerrillera "Plamia" ("Llama"). Sus soldados lucharon contra el enemigo en la región de Pújovichi de la provincia de Minsk.

Dicha obra manuscrita representa un informe original sobre la vida, obra y actividades de combate de los "vengadores del pueblo". La nueva serie de las Crónicas de Guerrilleros está dedicada a los soldados de la brigada y su jefe legendario, Héroe de la Unión Soviética, Evgueni F. Filípskij.
A pesar de la mala suerte del Ejército Rojo los soldados no se desconcertaron. En su primer documento oficial, Protocolo Nú.1, reflejaron la comprensión real de la situación en el frente precisando sus metas y tareas.
En su vida y lucha los integrantes del grupo siguieron la ley más severa de los tiempos de la guerra que fue la misma para todos: "Si alguno de nosotros viola dicho acuerdo, será aniquilado como traidor..." (Cláusula 3 del Protocolo Nú.1).
Foto del archivo del Museo
"... A finales del mes de septiembre de 1941 en una de las regiones de la Bielorrusia soviética ocupada por los alemanes, entre los bosques espesos de Pújovichi, un grupito de valientes patriotas con un juramento y un apunte oficiales creó el núcleo de la futura brigada guerrillera "Plamia". De esta chispita nació un gran fuego. Fueron cinco bolcheviques valientes fieles a Stalin, cinco soldados en cuerpo y alma con su Patria soviética: Filípskij E.F., Máltsev S.I., Krasílnikov V.A., Mélejov M.Ya. (fallecido), Filatenko F.Ya. y Kolnogórov N.F. A pesar de la astucia del enemigo, el hambre, el frío, el peligro de la retaguardia del adversario y la vida en los bosques, siguieron "seguros de la victoria de nuestro pueblo sobre el enemigo". Lejos del Ejército Rojo y su Patria soviética, los patriotas valerosos no cayeron de ánimo. Al contrario, para alimentar la fe en el triunfo de su pueblo acordaron acabar con cualquiera de ellos que violara dicho convenio convirtiéndose de este modo en traidor de la Patria".
En adelante el texto del Protocolo se convirtió en el prototipo del juramento del guerrillero bielorruso:
"Siendo ciudadano de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, hijo fiel del heroico pueblo bielorruso, juro dar todas mis fuerzas e incluso mi vida por la liberación de mi pueblo de los invasores fascistas y no dejaré mi arma hasta que mi querida tierra bielorrusa se cure del veneno fascista.

Juro seguir al pie de la letra las órdenes de mis comandantes y jefes, mantener la disciplina y guardar el secreto militar.

Juro una venganza sin piedad por las ciudades y aldeas en llamas, por la sangre y la muerte de nuestras esposas, hijos, padres, por la violencia y la humillación que sufrió mi pueblo. Nada me detendrá. A toda hora, esté donde esté, seguiré destruyendo a los ocupantes alemanes, a rostro firme, sin dudas, con dureza e insolencia.

Juro aprovechar cualquier oportunidad para ayudar al Ejército Rojo en su lucha contra los oficiales alemanes acercando de este modo la derrota total del fascismo sangriento.

Juro morirme en un combate violento contra el enemigo antes de convertirme en un esclavo del fascismo cruel, evitando que lo sean mis familiares, mi pueblo bielorruso.

Firmo estas palabras de mi juramento sagrado testimoniadas por mis compañeros guerrilleros prometiendo serles fiel siempre.

Si mi debilidad, cobardía o mala voluntad me hacen violar mi juramento y traicionar los intereses de mi pueblo, que mis compañeros me condenen a una muerte vergonzosa".

Pasaba el tiempo… "Uno por otro se unían los patriotas al grupo de Filípskij. Uno tras otro traían armas y pertrechos. Emprendían actividades de combate sin tener comunicación con el Ejército Rojo guiados sólo por el deber de la alta conciencia ante la Patria. Crecía el número de los vengadores del pueblo, se ampliaban los asuntos de combate...".
Los guerrilleros. El padre y el hijo. 1944. Foto de BelTA
Los guerrilleros hacen el juramento. 1943. Foto de BelTA
El apoyo popular se convirtió en el pilar fundamental de los guerrilleros bielorrusos:
"...Mientras tanto, el pueblo, llorando bajo la esclavitud de los invasores, se alegraba intensificando su ayuda para los héroes guerrilleros por todos los medios. La gente traía armas, pertrechos, alimentos, ropa, ofrecía datos confidenciales e intermediarios dirigiendo al destacamento guerrillero a sus mejores soldados. Fue el comienzo de unos vínculos políticos correctos entre los guerrilleros y la población".
La madre se despide de su hijo que se une a los guerrilleros. 1943. Foto de BelTA
Enorme fue la alegría cuando un telegrama gubernamental de Moscú anunció los altos premios militares para el jefe del grupo "Plamia" Filípskij, el comisario Shkliárik y unos guerrilleros por exitosas operaciones bélicas. De este modo los guerrilleros se dieron cuenta de que en la capital les conocen y aprecian su actividad:
"Ahora todo el mundo tanto los guerrilleros como la población no dudaba de que su Madre Moscú recuerda y conoce a los guerrilleros. Aprecia y respeta su trabajo. No sin motivo ahora el famoso movimiento puramente popular expresado en la lucha guerrillera contra los fascistas, el servicio por el bien común para la derrota de los fascistas es orientado por una gestión centralizada única. Una vez obtenido el galardón del Gobierno, el destacamento actuando dentro de la brigada guerrillera "Za Ródinu" ("Por la Patria") emprendió una lucha activa, lanzó su iniciativa de combate propia y según sus indicadores mensuales se vio por delante de otros destacamentos de la brigada...".
De este modo un pequeño grupo diversivo se convirtió en una brigada guerrillera de combate independiente:
"El 26 de junio de 1943 el destacamento "Plamia" con sus grandes éxitos de combate y un equipo bien unido de la organización del Partido y del Komsomol acorde con las instrucciones generales de Stalin y el Estado Mayor Central del movimiento guerrillero por medio de la resolución del comité clandestino interregional del Partido Comunista de Bielorrusia para la zona de Minsk se transformó en una brigada guerrillera independiente "Plamia" formada por los destacamentos "Plamia"("Llama"), "Slava" ("Gloria"), "Pobeda" ("Victoria") y el grupo Chapáyev... Un pequeño grupito de sabotaje "Plamia" creció hasta la brigada guerrillera "Plamia" con méritos ante la Patria…
La bandera
Los destacamentos de la brigada se pusieron manos a la obra: se preparaban para celebrar el segundo aniversario del núcleo de su grupo compitiendo en el minado de trenes del enemigo. Unos 15 días antes del festejo – Día de la Brigada – cada destacamento se obligó a hacer descarrilar tres trenes enemigos. Los resultados impresionan:
1. Publicación de periódicos murales – 15 ejemplares,
2. Revistas – 1,
3. Informes en el destacamento – 6,
4. Conversaciones en los destacamentos – 20,
5. Charlas individuales – 48,
6. Boletines del Gabinete de Información Soviético (Sovinformburó) – a diario,
8. Reuniones en la aldea – 52,
9. Informes para la aldea y la comandancia – 5400,
10. Alocuciones a la población – 210,
11. Alocuciones a los populistas y la policía – 840,
12. Distribución del periódico popular "Partizán Belorússii" ("El guerrillero de Bielorrusia") – 1520,
13. Distribución de folletos en idiomas extranjeros – 31,
14. Distribución de periódicos centrales – 210.

Fueron activas la propaganda y la actividad informativa para el personal de la brigada y la población de la zona que obtenían datos sobre la situación en el frente y la retaguardia. Uno de los ejemplos es el informe del mes de septiembre de 1943:
Los resultados de combate de los vengadores del pueblo que se manifestaron en las operaciones bélicas hablan por sí solos:
Los nombres de los caídos serán siempre un recuerdo eterno:
"Volarán los años, reinará la calma después de la tormenta de la guerra, caerá el enemigo. Pero el canto guerrillero sobre los compañeros fallecidos, sobre su tumba común será eterno. Lo cantará la gente, los pájaros, lo silbará el viento...".
Siguiendo todas las reglas de la ciencia militar y gracias a una exploración bien organizada los guerrilleros de la brigada bajo el mando de Evgueni Filípskij llevaron a cabo más de 140 actividades subversivas en los tramos ferroviarios entre Minsk y Osipóvichi. Durante la "guerra de rieles" en agosto de 1943 los destacamentos de la brigada hicieron volar más de 1500 rieles ferroviarios. Fueron destruidas decenas de puentes en las carreteras Minsk – Moguiliov y Minsk – Bobrúisk. El 2 de junio de 1944 junto con los soldados del 65º ejército del Primer Frente Bielorruso la brigada "Plamia" liberó la localidad Máryina Gorka. En agosto de 1944 Evgueni Filípskij fue galardonado con el título de Héroe de la Unión Soviética.
En los tiempos revueltos de la guerra los versos y las canciones adquirieron una importancia extraordinaria. Los escribían hasta los que en la vida cotidiana jamás se dedicaron a dicha actividad. Como nunca antes nacían unas palabras exactas para expresar los pensamientos y los sentimientos de un guerrillero.
En su poema "Plamia" el guerrillero P.Lavrov presentó una característica breve y popular del comandante Filípskij.
Con una espontaneidad emocional están presentadas las imágenes de otros jefes y soldados:
Una vez finalizada la guerra, Evgueni Filípskij se graduó de la Escuela Superior adjunta al Comité Central del Partido Comunista de Bielorrusia y trabajó de vicejefe de la sección de transportes del Comité provincial de Minsk. Pero no tuvo tiempo suficiente para disfrutar de la vida. Se marchó en verano de 1953 sin cumplir apenas sus 39 años. Fue enterrado en el cementerio militar de la capital del país… Aquí presentamos algunos artículos militares del héroe que llegaron a los museos del archivo familiar en octubre de 1953:
Las cosas personales de E.F.Filípskij
Analizando este número único de la revista sería justo hacer hincapié en su significado artístico ya que cada página nos ofrece un reflejo metafórico de la historia de la guerrilla de la brigada "Plamia". Los pintores guerrilleros acompañaron a sus héroes en todo momento: cumpliendo con las misiones militares, colocando minas en las carreteras, haciendo volar los puentes, aplastando guarniciones enemigas. Fueron la propia lucha y la vida en la retaguardia del adversario las que ofrecían temas para sus obras. La revista manuscrita "Plamia" fue diseñada por dos pintores nacionales de renombre: Vladímir P. Sujovérjov y Sofia D. Li. Los artistas presentaron más de cien ilustraciones de diferentes tipos y géneros en acuarela, a guache y lápiz. Las obras más impresionantes son los retratos de los guerrilleros de V.P.Sujovérjov. Las pinturas de dicha galería se destacan por un alto nivel profesional.
La chabola del jefe de brigada Filípskij
La revista guerrillera manuscrita "Partizánskaya brigada "Plamia". 2 goda borby" ("La brigada guerrillera "Plamia". 2 años de lucha"), año 1943
Cualquier uso o copia de materiales o selección de materiales del sitio web, elementos de diseño se permite solo con autorización del titular de derecho y solo citando la fuente www.belta.by
© Agencia Telegráfica de Belarús, 2018
© Museo Estatal Belaruso de la Historia de la Gran Guerra Patria, 2018
Left
Right
Made on
Tilda